Experimento con agua, sal y huevos: el huevo que flota

La densidad del agua salada

El huevo que flota. Experimentando con la densidad del agua salada - Foto: Carmen Bermudo

¿Hacemos un poco de magia? ¿Creéis que un huevo puede flotar en el agua?

Vamos a experimentar con la densidad del agua y lo descubriremos!

La densidad es una propiedad específica de cada sustancia que indica la relación entre la masa y el volumen que ocupa. Cuanto más masa y menos volumen tenga esta sustancia, la densidad será más grande.

Este experimento es una propuesta de M. Carmen Bermudo (química) y su hijo Aarón (4to primaria).  

¿Qué necesitaremos?

5 cucharadas de sal común (que será en su gran parte el cloruro sódico NaCl)
3 huevos de una medida similar (igual volumen), frescos (sin hervir)
3 vasos de vidrio que sean transparentes
Rotuladores para etiquetar
Una jarra con agua (H2O)

¿Cómo lo hacemos?

Llenaremos los tres vasos con la misma cantidad de agua. Para que no nos equivoquemos y veamos claramente la diferencia, vamos a marcar cada uno de los vasos.

En el primer vaso pondremos solamente agua, en el segundo añadimos 1 cucharada y media de sal y al tercero añadiremos 4 cucharadas de sal.

A continuación, mezclamos con una cuchara la solución en los vasos que contienen el agua y la sal. Y ponemos con mucho cuidado, los huevos dentro del agua. Un huevo por vaso.

¿Qué pasa?

Veremos que en el primer vaso donde solo hay agua, el huevo se hunde completamente.

En el segundo vaso donde hemos puesto 1 cucharada y media de sal, vemos que el huevo se queda en la mitad del vaso, mientras que en el tercer vaso el huevo queda flotando en la parte superior.

Eso pasa porque la densidad del agua y la mezcla agua-sal son diferentes.

Cuando tenemos solamente agua, el huevo se hunde completamente porque su densidad es mucho más grande que la del agua. Pero si añadimos sal, la mezcla de agua-sal tiene una mayor densidad y ejerce una fuerza sobre el huevo empujándolo hacia arriba. Al ir añadiendo más sal, la densidad de la mezcla de agua-sal sigue aumentando y si llega a ser más grande que la del huevo, este termina flotando en la superficie.

¿Qué crees que pasará en otros cuerpos sólidos?  ¡Pruébalo!

¿Sabías que este fenómeno es el que hace flotar los barcos?  Los barcos flotan gracias a la densidad. Un barco flota porque tiene menor densidad que el agua del mar por su determinada masa y volumen con el cual está construido.

7 Comments

  1. Enserio como mola. Lo are en mi casa seguro

  2. Me aburro mucho pero es un poco interesante

  3. Me ha encantado,
    lo recomendare a amigos y familiares.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*