Cómo hacer una lámpara de lava con aceite, agua y pastillas efervecentes

Reacción química y líquidos inmiscibles

Alumnos de la Salle Tarragona haciendo el experimento de la lámpara de lava

¿Sabéis cuál es el secreto de la lámpara de lava? ¿Sabíais que es debido a una reacción química que hace aparecer las burbujas juguetonas? ¿Y sabéis por qué el aceite y el agua no se mezclan?

Lo descubriremos con el experimento de los alumnos de 1ro ESOA de La Salle Tarragona Lucia Florido, Erika Martínez,  Iris Medrano y Kevin González apadrinados por la Dra. Carme Aguilar (Química).

¿Qué necesitaremos?

3 pastillas efervescentes (Alka-Seltzer)
250 ml de aceite de girasol
100 ml de agua
10 gotas de colorante alimentario
Una linterna
Una cuchara para mezclar
Un bote de vidrio (del tipo de garbanzos o lentejas)
Una jarra

¿Cómo lo hacemos?

Llenamos el bote de vidrio con 100 ml de agua. A continuación introducimos el aceite (250 ml) y seguidamente ponemos 10 gotas de colorante alimentario. Fíjense como el color se hunde lentamente hasta el fondo y se extiende dando color al agua.

Seguidamente lo mezclamos todo y lo dejamos reposar un rato. A continuación insertamos 3 pastillas efervescentes. Cogemos la linterna e iluminamos desde abajo para ver mejor el efecto del baile de colores.

Podéis tapar el bote cuando las pastillas efervescentes dejen de hacer burbujas.

¿Qué pasa?

La primera cosa que observamos es que el aceite y el agua no se mezclan. Por mucho que mezclemos… no ligan. Eso es debido a la “polaridad” que tienen. Las moléculas de agua son atraídas por otras moléculas de agua. Y las de aceite por otras moléculas de aceite, de manera similar a los imanes. Pero el agua y el aceite no se atraen. Decimos por tanto que son líquidos inmiscibles.

La segunda cosa que observamos, es que el aceite flota sobre el agua. Eso se debe a que el aceite es menos denso que el agua.

Cuando introducimos las pastillas efervescentes, primero bajan hacia el fondo del bote. Cuando se comienzan a disolver, generan un gas conocido como el dióxido de carbono, que al ser muy denso, sube en forma de burbujas hacia la superficie. La formación del dióxido de carbono es una reacción química.

Fíjense que las burbujas de gas arrastran pequeñas gotas de agua coloreada y las transportan hacia la superficie. El gas continúa su camino hacia la atmósfera y libera las gotas de agua que vuelven a bajar hacia el fondo del bote. Eso sucede una y otra vez hasta que la pastilla es disuelta completamente.

¿Qué aprendemos?

  • Qué son los líquidos inmiscibles
  • Qué es una reacción química

Elemento de la tabla periódica destacado del experimento:

  • Es un gas incoloro, inodoro e insípido.
  • Es muy reactivo.
  • Es un mal conductor de calor y electricidad.

Oxígeno

Leave a comment

Your email address will not be published.


*